Literatura checa

Literatura checa

La literatura checa se remonta hasta épocas pretéritas, donde la tradición literaria oral que dio paso a la literatura checa escrita, de la cual se conservan manuscritos paleoslavos. Luego el latín sustituyó al checo en el siglo XII, para retornar nuevamente al checo por el 1300.

La literatura checa ha dado al mundo grandes figuras como Franz Kafka, Bohumil Hrabal, Milan Kundera, Jaroslav Seifert, Rainer Maria Rilke. Sus obras se traducen aún hoy a muchos idiomas, y algunos de ellos forman parte de las cátedras de literatura de las universidades.

Origen de la literatura checa:

El estudio de los orígenes de la literatura checa comienza en el siglo XIX, cuando fueron hallados manuscritos en paleoslavo. La tradición paleoslava fue sustituida por la erudición latina hacia el año 1100 dC.

Desde su nacimiento hasta la época de la Ilustración, la literatura checa se desarrolló en tres lenguas: checo, latín y alemán. Antes de que surgiera la literatura escrita, el pueblo checo contaba con una rica literatura oral.

En la transición del siglo XI al XII, aparecen glosas en checo, en manuscritos latinos y hebreos. Dos canciones documentan la poesía checa antes de fines del siglo XIII, “Señor, ámanos” (Hospodine, pomiluj ny), y “San Venceslao” (Svatý Václave).

Dentro de los cambios políticos, sociales y culturales ocurridos por el 1300, está el nacimiento de una literatura checa propia. Aparecen las primeras composiciones épicas (Alexandreis), crónicas (de Dalimil), composiciones líricas (canción de Ostrovská, oración de Kunhuta), leyendas (Leyenda de San Procopio, Vida de Santa Catalina, El libro de la Pasión), sátiras, fábulas (Manuscrito de Hradec, El curandero, El Caballerizo y el estudiante).

En ese entonces, los textos predominantes eran tratados religiosos o interpretaciones de los mismos (Juan Hus), en prosa y en la poesía sobre los cantares religiosos y bélicos.

El primer libro que se imprimió en Bohemia fue la Crónica de Troya en 1468, de la cual se conservan dos ejemplares.

Algunos humanistas checos escribían en latín, como su fundador Bohuslav Hasištjnský de Lobkovic, pero luego comenzó la producción en lengua checa.

Luego de la batalla de la Montaña Blanca (1620), la cultura checa sufre una división y muchos representantes de la cultura protestante emigraron, como el pedagogo, filósofo y teólogo, Juan Amos Comenius. Los emigrantes se refugiaron principalmente en Alemania, Polonia y Alta Hungría (Eslovaquia). Se da entonces el desarrollo de la literatura checa católica escrita en latín (Bohuslav Balbín) y de la poesía checa barroca.

A partir del siglo XVIII se fomenta el resurgimiento nacional, con la presencia de Josef Dobrovský. J. Jungmann bogaba por la literatura nacional original y viva.

A principios del siglo XIX, la literatura checa está influenciada por el prerromanticismo de la poesía popular (František Ladislav Čelakovský). Parte de la literatura nacionalista toma el espíritu de Biedermeier, empleando formas literarias menores con la finalidad de divertir y educar al lector. El mayor poeta del romanticismo checo es Karel Hynek Mácha, que no fue reconocido hasta mediados del siglo XIX. En la década del 70, se plantea la necesidad de elevar la literatura checa a nivel internacional.

A principios del siglo XX surgen el realismo, el naturalismo, la nueva literatura checa, el simbolismo, el impresionismo, la decadencia.

Literatura checaLiteratura checa

La literatura checa en lengua alemana tiene representantes como Franz Kafka (uno de los más notables escritores modernos), Rainer Maria Rilke, Franz Werfel, Max Brod, Egon Edwin Kisch.

La época de oro de la literatura checa va entre 1918-1939, luego de la independencia de la nación, lo cual permite que la literatura se focalice en la función estética sin preocuparse de su misión política. Destacan en narrativa Karel Čapek, Jaroslav Hašek y Vladislav Vančura, y en poesía Vítězslav Nezval, Josef Hora, František Halas, Jan Zahradníček, Vladimír Holan y el Premio Nobel (1984) Jaroslav Seifert.

Durante la primera mitad del siglo XX, la literatura checa se vio afectada por el nazismo. En los años 50, el régimen comunista ejerció una severa censura, e impone el realismo socialista. En los años 60, se publican en las revistas muchos autores prohibidos. A este período de flexibilidad, sucedió otro de recrudecimiento de la censura. Se da entonces el fenómeno de la imprenta casera “samizdat”, donde la literatura edita libros copiados en máquinas de escribir, como la edición Cerrojo “Petlice”, dirigida por Ludvík Vaculík.

Ya a partir de la dominación alemana, se suceden corrientes migratorias con destinos en Europa, New York, Londres, entre otros, donde se desarrolla una literatura checa del exilio, que en los años 70 cobra importancia y volumen. La principal editorial en el exilio fue Sixto Eight Publishers en Toronto, dirigida por Škvorecký y su esposa Zdena Salivarová.

República Checa se consolidó como estado independiente en el año 1993 y se incorporó a la Unión Europea en el 2004. Es uno de los países que muestra mayores índices de crecimiento económico y se ha consolidado gracias a su industria y su agricultura.
Calificación:
Recomendamos Leer

Las características de la cultura checa abarcan todas las expresiones...

República Checa se consolidó como estado independiente...
Las características de la cultura checa abarcan todas...
La República Checa cuenta con una tradición científica...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse