Stare mesto

El Stare mesto – la ciudad vieja

El Stare mesto es una de las zonas más famosas y representativas de la ciudad de Praga. En este barrio se encuentran la gran mayoría de los monumentos y construcciones más conocidas de Praga, teniendo una gran importancia cultural e histórica para el país.

La zona conocida como el Stare mesto es la famosa ciudad vieja de Praga, siendo recorrida por millones de turistas por año.

Es uno de los centros turísticos más importantes de la ciudad, encontrándose allí una gran cantidad de sitios de interés histórico, museos, monumentos y una arquitectura maravillosa.

El Stare mesto es sin ligar a duda uno de los barrios más hermosos de Praga y quizás el sitio más lindo para hospedarse, teniendo en cuenta que es una zona que no resulta barata para el alojamiento.

Los hoteles y los resaturants abundan en la ciudad vieja, con lugares espectaculares y de gran nivel para cenar en la maravillosa noche de Praga.

Muchos sostienen que el Stare mesto es el corazón de la capital de la República Checa, sitio que fue evolucionando con los siglos ya que en sus inicios fue un asentamiento donde vivían las personas de menos recursos en la época del siglo X.

El Stare mesto – la ciudad vieja
El Stare mesto – la ciudad vieja

En el centro de este barrio es donde se encuentran los lugares turísticos que despiertan mayor interés, en torno a la Plaza de la Ciudad Antigua se puede disfrutar de la majestuosa Torre del Reloj y la famosa Iglesia de Tyn.

La Iglesia de Nuestra Señora de Tyn fue construida en el siglo X justo al lado del mercado medieval.

A lo largo de la historia ha sufrido varias reformas y refacciones, una de las más representativas fue en el siglo XIII cuando se le sumó un santuario típicamente gótico, el cual se culminó en el siglo XIV y se mantiene de ese modo hasta hoy en día con sus increíbles pináculos de las torres.

En el interior de la iglesia del Stare meste se encuentran los restos del recordado astrónomo checo Tycho Brahe.

El Stare mesto de Praga

En el Stare mesto se encuentra también la placa recordatoria al matemático, teólogo y filósofo Bernard Boltzano, nacido en Praga el 5 de octubre de 1781, ciudad donde además residió y desarrolló todos sus estudios científicos.

La ciencia estuvo desde siempre fuertemente relacionada con Praga, cabe recordar que en esta ciudad estuvo viviendo Albert Einstein, quien además fue profesor de la Universidad de Praga en los años 1911 y 1912, por lo que se respira un aire especial por estas calles llenas de historia y magia.

En la Plaza del Stare mesto se puede apreciar también la Torre del Ayuntamiento Viejo, donde se encuentra el increíble reloj astronómico, creado en el año 1410.

Es una construcción de estilo renacentista y en la actualidad se encuentra en muy buen estado luego de ser debidamente refaccionado tras los daños que sufrió luego de la segunda Guerra Mundial.

Puntualmente cada una hora suenan las típicas campanas y el reloj completa una vuelta de arena. Este espectáculo es algo muy típico del lugar y mantiene la antigua costumbre de los doce apóstoles desfilando por la plaza.

En la zona del Stare mesto están todas las maravillosas construcciones que componen el Castillo de Praga, el sitio más representativo de la ciudad.

Calificación:
Recomendamos Leer

Praga es una de las ciudades más hermosas y conservadas del mundo. Recibe a...

0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse